El edificio Impulso Verde cambiará el modelo constructivo de la ciudad de Lugo

La revolución que supondrá el LIFE Lugo + Biodinámico se ve reflejada en el edificio Impulso Verde, el primer edificio público de Galicia construido íntegramente en madera gallega, que supondrá el primer paso para desarrollar el futuro Barrio Multiecológico.

Con la licitación aprobada y un presupuesto de un millón de euros, Impulso Verde es «un ejemplo de la lucha por rebajar los impactos de la emisión de CO2 al emitir un 90 % menos que los edificios de hormigón y acero (50 toneladas frente a 470), absorbiendo, además, 280 toneladas de emisiones. Cifras importantes, si se tiene en cuenta que el objetivo de la emergencia climática es reducir las emisiones de carbono en un 7,6 % cada año y llegar a la nulidad de emisiones en 2050», según comentó la alcaldesa de Lugo, Lara Méndez.

Se trata de un ejemplo de construcción en alta tecnología de madera estructural en altura, el primero con madera gallega y cuatro plantas y que abrirá un nuevo horizonte económico para el forestal gallego.

 

El edificio

En el pasado mes de agosto se aprobó la licitación de la obra del edificio, que cuenta con un presupuesto de 1.040.503 € y un plazo de ejecución de 15 meses. Impulso Verde contará con usos municipales y colectivos y será un edificio de energía casi nula y un modelo de construcción respetuosa sin huella medioambiental, exportable a cualquier otra ciudad de España y de Europa.

Este edificio pionero ha sido concebido con el propósito de transformarse en un referente del nuevo modelo constructivo basado en los recursos naturales autóctonos, ya que emplea la madera local para la totalidad de su estructura, creando un modelo constructivo alternativo a los edificios convencionales de baja eficiencia energética.

El objetivo de este modelo constructivo es minimizar el impacto ambiental, mejorar la calidad de vida, dinamizar el sector forestal gallego e iniciar un nuevo modelo productivo de alta tecnología, que permitirá desarrollar el valor añadido de la madera y de otros cultivos autóctonos. Para su construcción se empleará madera de especies gallegas procedente de la gestión forestal sostenible.

El emplazamiento

 

El Barrio Multiecológico del LIFE Lugo + Biodinámico, que se desarrollará en A Garaballa, contempla una serie de medidas como la edificación de viviendas construidas estructuralmente en madera, la recogida de pluviales para su reutilización en el riego de zonas verdes y la implantación de un sistema de reutilización de los residuos reconvertidos en biomasa. También se aplicarán medidas de ahorro energético con la reorientación de los viales y una recuperación de las zonas verdes con especies autóctonas, como el Arboretum.

El Plan Biodinámico del proyecto, presentado en 2019, es la base para la planificación de este Barrio Multiecológico. El barrio contempla, además, la creación de 1.200 viviendas con la madeira como elemento estructural y espacios verdes comunitarios. El 45 % de las viviendas serán públicas, como señaló la alcaldesa Lara Méndez en la presentación del plan, para atender las necesidades de vecinas y vecinos. Para el diseño y construcción de las viviendas se tendrá en cuenta la inclusión de criterios bioclimáticos y de eficiencia energética.

El fomento del uso de materiales, productos y tecnologías limpias que reduzcan las emisiones contaminantes y de gases de efecto invernadero en el sector de la construcción, así como de materiales reutilizados y reciclaje que contribuyan a mejorar la eficiencia en el uso de los recursos, es una de las líneas principales del proyecto. Se incidirá además en el uso de la madera como elemento estructural, en la construcción de los edificios en sustitución de otros materiales como el acero o el hormigón, reduciendo la huella ambiental.

El desarrollo

 

El edificio Impulso Verde está diseñado con un sistema de estructuras laminares reticulares de eucalipto para su aplicación en cubiertas y un panel de madera contralaminada de pino radiata para su aplicación en un edificio de altura. Una de las líneas de acción del proyecto, denominada “Adaptación de Sistemas Constructivos con materales autóctonos de baja energía incorporada y Análisis de otras tecnologías adaptables” incorpora el desarrollo de un sistema de cubierta estructural, la Gridshell, realizada en Eucalyptus globulus. La Gridshell, el primer prototipo de lámina reticular, fue desarrollado y construido como estructura piloto por un equipo de PEMADE (Universidade de Santiago de Compostela) y fue premiada en Seúl en el año 2018 en el Congreso Mundial de Ingeniería de la Madera.

 

 

De uso público y con actividad permanente, Impulso Verde será un edificio de consumo energético casi nulo, que producirá energía a partir de renovables para su autoconsumo. En cuanto esté edificado, será monitorizado para controlar su rendimiento y detectar, incluso, si puede producir más energía de la que consume. Su modelo de construcción implicará un ahorro de consumo energético de un 74 % con respecto a los edificios de oficinas ya existentes y de un 54 % al respecto de los de nueva construcción. Este edificio emitirá, además, un 90 % menos de CO2 que los edificios de hormigón y acero, (50 t frente a las 470 t) y absorberá alrededor de 280 t de emisiones a la atmósfera.